Diálogos Invisibles

Diálogos Invisibles cuenta historias de personas en búsqueda de una vida mejor. Muchos han huido de situaciones de miseria, guerra y persecuciones, y al llegar a Europa han visto sus derechos vulnerados por leyes de extranjería discriminatorias y excluyentes. El apoyo solidario de la sociedad civil es fundamental para dar amparo y promover la cohesión social. Por una buena salud de nuestra democracia estamos obligados a exigir políticas migratorias que respeten los derechos humanos. Existe el derecho a migrar porque existe el derecho a luchar por una vida digna. www.dialogosinvisibles.wordpress.com

Debora - Ines Inés trabaja en el Lloc de la Dona, en donde atienden a víctimas de trata, muchas de ellas de origen nigeriano Inés atiende el caso de Deborah, que desde entonces ha aprendido castellano y ha hecho muchos cursos de costura, camarera de pisos y cuidado de personas. Pero sin permiso de residencia las opciones son muy limitadas para lograr sacarla de la calle. En un día puede ganar 200 euros o volver sin nada o, como la última vez, con una orden de expulsión. Desde el Lloc de la Dona se lleva una pelea legal para regularizar su situación y la de sus hijos. Se le apoya con los recursos de los que dispone la asociación, pero no es suficiente. Deborah merece el derecho a una vida digna, y para lograrlo, necesita mucho apoyo, pero sobre todo, necesita papeles.

Debora  -  Ines
Inés trabaja en el Lloc de la Dona, en donde atienden a víctimas de trata, muchas de ellas de origen nigeriano Inés atiende el caso de Deborah, que desde entonces ha aprendido castellano y ha hecho muchos cursos de costura, camarera de pisos y cuidado de personas. Pero sin permiso de residencia las opciones son muy limitadas para lograr sacarla de la calle. En un día puede ganar 200 euros o volver sin nada o, como la última vez, con una orden de expulsión. Desde el Lloc de la Dona se lleva una pelea legal para regularizar su situación y la de sus hijos.  Se le apoya con los recursos de los que dispone la asociación, pero no es suficiente. Deborah merece el derecho a una vida digna, y para lograrlo, necesita mucho apoyo, pero sobre todo, necesita papeles.
© Joan Tomás

info@joantomas.net