Diálogos Invisibles

Diálogos Invisibles cuenta historias de personas en búsqueda de una vida mejor. Muchos han huido de situaciones de miseria, guerra y persecuciones, y al llegar a Europa han visto sus derechos vulnerados por leyes de extranjería discriminatorias y excluyentes. El apoyo solidario de la sociedad civil es fundamental para dar amparo y promover la cohesión social. Por una buena salud de nuestra democracia estamos obligados a exigir políticas migratorias que respeten los derechos humanos. Existe el derecho a migrar porque existe el derecho a luchar por una vida digna. www.dialogosinvisibles.wordpress.com

Dilora En el año 2010, el gobierno decidió cerrar por decreto las notarías privadas, donde trabajábamos mi marido y yo. Estuvimos unos horribles meses sin trabajo. Decidimos abrir una notaría pública. Para conseguir el permiso, teníamos que pagar 20.000 dólares al oficial público que controlaba las adjudicaciones. Logramos reunir el dinero con mucho esfuerzo; solo teníamos un día para realizar el pago, una vez pagada la mitad nos pidieron mas y nos amenazaron de muerte si reclamábamos a la policía, pero denunciamos. Nos llamaron amenazando con matar a nuestras hijas. La tensión y la ansiedad no me permitían salir de casa. Control absoluto de mis hijas. Pastillas contra la depresión. No conseguíamos trabajo en ningún sitio. Vivíamos con miedo, y cada vez con menos recursos. Una situación insostenible.
Dilora
En el año 2010, el gobierno decidió cerrar por decreto las 
notarías privadas, donde trabajábamos mi marido y yo. 
Estuvimos unos horribles meses sin trabajo. Decidimos abrir una notaría pública. Para conseguir el permiso, teníamos que pagar 20.000 dólares al oficial público que controlaba las 
adjudicaciones. Logramos reunir el dinero con mucho 
esfuerzo; solo teníamos un día para realizar el pago, una vez pagada la mitad nos pidieron mas y nos amenazaron de muerte si reclamábamos a la policía, pero denunciamos. Nos llamaron amenazando con matar a nuestras hijas. La tensión y la ansiedad no me permitían salir de casa. Control absoluto de mis hijas. Pastillas contra la depresión. No conseguíamos 
trabajo en ningún sitio. Vivíamos con miedo, y cada vez con menos recursos. Una situación insostenible.
© Joan Tomás

info@joantomas.net