Diálogos Invisibles

Diálogos Invisibles cuenta historias de personas en búsqueda de una vida mejor. Muchos han huido de situaciones de miseria, guerra y persecuciones, y al llegar a Europa han visto sus derechos vulnerados por leyes de extranjería discriminatorias y excluyentes. El apoyo solidario de la sociedad civil es fundamental para dar amparo y promover la cohesión social. Por una buena salud de nuestra democracia estamos obligados a exigir políticas migratorias que respeten los derechos humanos. Existe el derecho a migrar porque existe el derecho a luchar por una vida digna. www.dialogosinvisibles.wordpress.com

Raju Raju es del Punjab, India. Hace 12 años pagó 7.000 euros a una mafia de tráfico de personas para llegar a Europa. Buscaba una vida mejor para poder ayudar a su familia. En el largo y peligroso trayecto fue detenido en la frontera entre Polonia y Alemania, y encarcelado durante casi un año. Fue sedado y deportado sin zapatos y sin dinero a Nueva Delhi. Las mafias se negaron a devolverle su dinero, y para poder pagar la deuda inicialmente contraída, se vió obligado nuevamente a emprender un viaje, esta vez vía África, que le robaría otros 6 años de su vida. En manos de la mafia, tras años cruzando el Sahara, Raju tuvo que endeudarse aún más para poder continuar su viaje. Al llegar a España, la pesadilla continuó: encierros en Centros de Internamiento de Extranjeros y negaciones administrativas que le impiden regularizar su situación. Nuestras leyes de extranjería enriquecen a las mafias y niegan derechos. Migrar es un derecho de todos.

Raju
Raju es del Punjab, India. Hace 12 años pagó 7.000 euros a una mafia de tráfico de personas para llegar a Europa. Buscaba una vida mejor para poder ayudar a su familia. En el largo y peligroso trayecto fue detenido en la frontera entre Polonia y Alemania, y encarcelado durante casi un año. Fue sedado y deportado sin zapatos y sin dinero a Nueva Delhi. Las mafias  se negaron a devolverle su dinero, y para poder pagar la deuda inicialmente contraída, se vió obligado nuevamente a emprender un viaje, esta vez vía África, que le robaría otros 6 años de su vida. En manos de la mafia, tras años cruzando el Sahara, Raju tuvo que endeudarse aún más para poder continuar su viaje. Al llegar a España, la pesadilla continuó: encierros en Centros de Internamiento de Extranjeros y negaciones administrativas que le impiden regularizar su situación. Nuestras leyes de extranjería enriquecen a las mafias y niegan derechos. Migrar es un derecho de todos.
© Joan Tomás

info@joantomas.net